Translate

domingo, 25 de marzo de 2007

De vuelta a La Habana

Agosto 2005

Volvía a mi amada Cuba 11 meses después de mi primera visita.

Para este viaje al ser en plena temporada alta me quedé sin plazas de avión en el Barcelona-Madrid, así que tuve que salir un día antes en el tren de por la noche, el estrella, desde las 22:00 hasta las 07:00, para luego esperar hasta las 14:00 que salía en vuelo a La Habana.

Pues bien, en el trayecto del tren me había pillado una litera, para poder aguantar estiradita las 9 horas de viaje.

El compartimento era de 6 literas, en las dos de arriba había una parejita jovencita de japos, en las de en medio había una pareja de chicos jóvenes que iban a Madrid para enlazar con un vuelo hacia Punta Cana, y en la de abajo estaba yo.

Pues la pareja de jóvenes de en medio, los de Punta Cana, ya estaban preparándo sus estomágos e hígados para los rones dominicanos, y empezaron a beber sangría en el bar del tren, una detrás de otra, y como era de suponer pillaron una taja de narices, y cuando ya no pudieron más se echaron a dormir.

A media noche me despierta uno de ellos, el más sereno y me dice algo así como " ¿Te ha manchado??", abro un ojo, asimilo donde estoy, asimilo la pregunta, miro la litera y " AAAAAAAAAAAAggggggggghhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!", el colega que tenía encima había vomitado y había caído toda la potada a mi litera, por suerte sólo manchó el filito y a mí ni me rozó!!

Cuando me levanto con toda la mala ostia que se puede tener en ese momento, me veo al tajao medio en coma etílico con todos los tropezones en la cara y en la camiseta y con una peste a vino en todo el compartimento que era la ostia. El tío no se dejaba ni quitar la camiseta por su amigo, toda manchada de sangría vomitada.

A todo esto los japos de arriba, pobres, estaban flipando con la escena. Menos mal que casi habíamos llegado....



Ruta:





Día 1

Una vez en Madrid, me tocaba esperar las 7 horas hasta la salida de mi vuelo, así que dejé la maleta en la consigna del aeropuerto y me fui a dar una vuelta por la ciudad.


Una vueltecilla por el parque del retiro con una horchata en la mano para sofocar el calor y poco más me dió tiempo a hacer en Madrid, así que vuelta para el aeropuerto.

A partir de aquí lo típico: facturación de equipaje, control policial, espera en la sala, vuelo de casi 9 horas y por fin en Cuba!!!!!!!!!!



Qué placer volver a sentir ese olor tan característico.....

Para esta ocasión no había reservado hotel en La Habana, si no que compartiría casa con unos amigos cubanos que vivían en el barrio de Marianao.

Me recogieron en el aeropuerto y esa misma noche nos fuimos a recorrer la noche habanera.
Primero fuimos a tomar unas piñas coladas a La Maison donde actuaba una mujer muy famosa allí, desconocida para mí y no muy de mi estilo que digamos...


Luego fuimos a La Casa del Cubano, compartimos unos risas entre salsas y mojitos mientras yo pensaba "Qué bieeeeeeen se está en Cuba!!"








1 comentarios:

Veo que te encantan los viajes. A mi también. Tengo un portal de compartir viajes, por si te interesa participar. Gracias

Publicar un comentario en la entrada